Felicidad y paz interior

Vivir feliz y con paz interior es lo máximo que puede aspirar cualquier persona en esta vida. Pero no todo el mundo llega a conseguirlo. El motivo es que se busca en el lugar no adecuado.

A menudo se cree que la felicidad se encuentra a través de otras personas (cuando tenga pareja...), a través de adquisiciones materiales (cuando compre la segunda residencia...), a través de circunstancias (cuando me jubile...) o a través de ideales (cuando mi equipo gane...) pero esta felicidad es transitoria, no es real, aunque nos hayan dicho que sí, que es en el exterior donde la podemos encontrar.

De hecho, cuando encontramos la persona que parece que puede ser la pareja ideal o cuando compramos la casa a primera línea de mar, sí que tenemos una sensación de bienestar y de plenitud pero esto que disfrutamos es momentáneo. Durará un tiempo, corto o largo, pero llegará el momento que lo que tanta ilusión teníamos para ello irá disminuyendo. Y vuelta a empezar, buscaremos otro objetivo que satisfaga la sensación que da la felicidad. Y la vida se convertirá como el conejo que quiere alcanzar la zanahoria y no llega nunca a lograrlo.

La felicidad nunca la encontraremos fuera, en realidad está muy cerca nuestro y desde siempre está en nosotros. La felicidad se encuentra en nuestro interior.

La felicidad es disfrutar de las pequeñas cosas que la vida te ofrece cada día, cada instante, cada momento. No se encuentra cambiando de pareja, o acumulando cosas materiales o teniendo dinero, ni siquiera viviendo experiencias. La felicidad está dentro.

Puedes ser feliz contemplando un paisaje, disfrutando de una cena, teniendo una buena conversación, jugando a cartas, en el trabajo -sobre todo, importante, estar a gusto con lo que te dedicas-, viendo una película, haciendo los labores del hogar, viajando, cocinando, saboreando un pastel... Para conectar con la felicidad, interesa que lo que vivas sea en total presencia.

La paz interior va más allá de la felicidad. Mientras que la felicidad la encontramos en momentos, la paz interior es permanente. Conquistar la paz interior es conectar con el poder que todos tenemos de manera innata en nuestro interior. Y esta conquista la encontramos cuando aprendemos a disminuir los pensamientos, las creencias que nos limitan y el ego. Aflojar la parte mental para poder llegar a la Esencia, que es la que nos aporta paz interior.

Y esta paz está siempre, independientemente de lo que pase fuera. Tanto es que nos compremos una segunda residencia o si nos jubilamos, como si hemos tenido un batacazo con el coche, o el hijo ha suspendido, o si la suegra se dedica a manipular... Depende de cada uno como interpreta lo que vive.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Glòria Rabell
Terapeuta transpersonal
Instructora de meditación
Coach lúdico
Diseño web: Knüt

¿Quieres vivir una vida llena? Te doy las claves

Ebook Como vivir una vida llena
Descarga el ebook gratis 👉
¡Sí, lo quiero!
phone-handsetcrossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram